2
2

Bella Candelaria.

Caminar por la Candelaria es remontarse al pasado, de lugares antiguos, calles empedradas y tardes bohemias de tenues luces que con la perfecta compañía será una experiencia inolvidable.

Nosotros un grupo de tres Colombianos y un Americano, decidimos caminar sus calles coloridas sin preguntarnos una ruta adecuada, ni un camino trazado o planificado; nuestra intención fue dejarnos llevar por aquellas angostas callejuelas que se entrecruzan unas con otras y que en ocasiones no tienen sentido alguno, pero que siempre darán gusto recorrer. Desde la calle de la Fatiga hasta el callejón del Embudo, pasando por el chorro de Quevedo y la Ermita de San Miguel; pero además de un recorrido ameno sentimos que debíamos probar todo lo que nos ofrecía aquel lugar y como extranjeros nos tomamos el plan enserio, sentándonos en una de las aceras del Callejón del embudo donde probamos la típica “chicha”, pero además añadimos en nuestra lista de compras una de sus variaciones contemporáneas “Chicha con sabor a Maracuya” fue la que más nos llamó la atención, su sabor nos ha sorprendido ya que su combinación con la chicha hace que tenga un dulzor especial. Entre su variedad de sabores encontramos uva, chicle, fresa, entre otras. Tantas opciones que cualquier catador experto  moriría por  degustar.

Además de  fotos únicas  e inigualables,  nos llevamos de aquel lugar una historia que estará en nuestras memorias para siempre, por qué ¡la bella Candelaria es agradable y llena de sorpresas para aquel que se atreve a visitarla!

¿Cúal ha sido tu experiencia?

3
1
4

Soy Rustiko | Nuestras historias para regalar o llevar siempre contigo 


Soy Rustiko Nuestras historias para regalar o llevar siempre contigo


Métodos de pago.

Sitio seguro.

Rustiko 100%

[rs_space height=”35″]

Comments(3)

Leave a Comment